jueves, 17 de octubre de 2013

El circo.




Después de una noche de insomnio total, en la que no había conseguido pegar ojo ni un momento, estaba hecho polvo. No obstante, confiaba en que me despejaría con una buena ducha.

No me sirvió, y eso que acabé poniendo sólo agua fría, hasta que me dieron ganas de gritar. Me puse lo primero que encontré a mano, cogí mi sudadera de la percha y salí a la calle.

Me alegraba de haber quedado con mi amigo en un café. Al menos, así...

- ¿Le pongo lo de siempre?
- No, esta vez sólo café, gracias.

Estaba echando medio sobre de azúcar en el café cuando mi amigo entró por la puerta de la cafetería. Echó un vistazo en torno suyo y, cuando me reconoció, me hizo una mueca y se acercó.

- ¿Llevas mucho esperando?
- No, acabo de llegar.

Carlos -mi amigo se llama Carlos- pidió un café con leche y me miró.

- Dijiste que me contarías tu interpretación del caso.
- Dije que me tomaría un café contigo y hablaríamos. Una teoría es sólo una teoría, lo importante es desmontar los argumentos oficiales. La verdad es que se desmontan sólos, pero la gente, antes de armar teorías alternativas, lo primero que tiene que hacer es darse cuenta de que la oficial es mentira.
- Tu cuéntame algo que me permita entender lo que pasó, y ya veremos.
- Déjame que beba algo de café, que todavía estoy con el piloto automático.

Tomé un buen trago de café... y empecé a hablar...

El mundo no funciona como la gente se cree que funciona. La gente vota mayoritariamente a un partido de derecha o a uno de izquierda, que se supone que tienen objetivos radicalmente opuestos. Esto no es cierto. Los partidos funcionan como el payaso de la nariz roja y el de la cara blanca. A unos les hace gracia uno, y a otros el otro. Pero luego está el jefe de pista y el dueño del circo. Al jefe de pista también lo ve el público y pueden creer que de algún modo dirige la función, pero el que la dirige de verdad es el dueño del circo, al que nunca ven.


Los payasos


El dueño del circo tiene una hoja de ruta y esa hoja de ruta se sigue inexorablemente, gobierne quien gobierne. Y sólo contrata payasos y jefes de pista que sean manipulables. Dicho sea de otro modo, todos tienen que tener un cadáver en el armario. Homosexuales que se avergüencen de serlo, padres de familia infieles que teman el reproche de sus hijos, pederastas, drogadictos, corruptos, violadores, prevaricadores, etc.

De modo que si el dueño del circo le pide algo a los payasos, éstos no le puedan venir con tonterías. Como decirle que tienen que consultárselo a los espectadores, que son los que pagan. Tienen que obedecer al dueño y no se hable más. O de lo contrario estallará alguno de los escándalos que hay bajo la alfombra, y que los medios de comunicación se encargarán de airear "ad nauseam", hasta que el payaso se doblegue. Entonces, con la misma rapidez con que apareció, el escándalo desaparecerá o será sustituido por otro que no tenga nada que ver con el anterior. Una guerra, un accidente, etc. Si no hay guerra ni hay accidente, se provocan, no hay problema.


El dueño del circo


Ahora supón que el cargo de jefe de pista fuera hereditario. O puesto a dedo, pero no por el actual dueño del circo. Con lo que tiene un jefe de pista al que no puede presionar. 

Entonces, hay que meterle en un lío. Se le invita a una fiesta con alcohol; en la siguiente hay alcohol y mujeres; en la siguiente hay alcohol, mujeres y sexo; en la próxima hay mujeres más jóvenes; en la siguiente ya son adolescentes; viene otra con cocaína; en otra se juega "como si se pegara a las mujeres"... Y poco a poco, si el jefe de pista no lo corta de manera radical, cuando se quiere dar cuenta está pegando a crías menores de edad, abusando de ellas... etc.


El jefe de pista


Si entonces el dueño del circo le pide algo al jefe de pista, éste no puede negarse. Porque si se le ocurre contestar que él es el jefe de pista y toma sus propias decisiones, porque manda sobre todo el personal del circo, entonces se va a enterar de quién manda de verdad.

Un día de tantos, después de una de sus juergas extremas, el jefe de pista se va, esperando que los que le han invitado se ocuparán de arreglar el problema de las jóvenes o niñas de las que ha abusado y a las que ha pegado. Pero, de repente, se encuentra con que aparecen unas niñas muertas y vestidas. Se da cuenta que en los cuerpos y en los vestidos están sus huellas biológicas: está en manos de sus "anfitriones" para siempre.

Encima, la prensa, la radio y la televisión, que también están en manos de sus "anfitriones" empiezan a dar una publicidad desmesurada al tema, e incluso sacan varios programas en los que aparecen los familiares diciendo que todo es un complot "de los de arriba."

El jefe de pista ata cabos y comprende que el dueño del circo está detrás de todo. Se viene abajo y cede ante el chantaje, cumpliendo con lo que se le exigía, fuera lo que fuese.

En ese momento, los medios dejan de apoyar a los familiares. Se busca un cabeza de turco y los familiares, antes justicieros, pasan a ser conspiranoicos. Todo arreglado. El tema nunca vuelve a salir en la prensa. El dueño del circo sigue al mando, y el jefe de pista y los payasos siguen con sus empleos. Todo el mundo contento.

El público tarda poco en olvidarlo todo y sigue con lo de siempre, divirtiéndose con los trapecistas, el domador de leones, los malabaristas... y discutiendo acaloradamente sobre si es más gracioso el payaso de la cara blanca o el de la nariz roja.

- Pero... me dejas de piedra...
- ¿Te ha gustado? Es que pienso escribir una novela de ciencia ficción que se desarrolla en un mundo muy diferente del nuestro, a millones de años luz de distancia y en un tiempo muy lejano, y he pensado que, como argumento, me podría servir.
- Anda, tómate otro café, que cada día estás peor.

28 comentarios:

  1. Estas mas flipado que el que escribió garganta profunda que fue jib

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Versace y demás nicks... Ya tardabas. Sigue con tu labor constructiva, que vas bien.

      Eliminar
  2. Magistral y sublime exposición de la forma en la que funciona el mundo en el que vivimos pero que no vemos. La casi totalidad de la gente no es consciente que está presenciando una función circense, un público absorto por el espectáculo, sin capaz de discernir entre lo que es realidad y lo que es ficción.

    ResponderEliminar
  3. Brillante artículo; el complejo y cruel estado de cosas -que es un fenómeno mundial- está expresado con sencillez y claridad.

    ResponderEliminar
  4. Solo te a faltado decir quien es el Jefe del Circo, aunque realmente pueden ser varias personas en el que cada uno es un Jefe de grupo, y por lo tanto ellos son el grupo de grupos, el no va mas..........................

    ResponderEliminar
  5. Brillante Nozick... muy bien explicado... el Jefe de pista solo puedo ser uno en España... es facil adivinarlo.

    ResponderEliminar
  6. Y quien es el dueño del circo???

    ResponderEliminar
  7. Eso, quien podría ser el jefe del circo?
    El Conde de los Ríos de Ilustre Degeneración?
    El jefe del circo es el que estaba detrás de lo del 11M?
    Si es así, no es difícil saber quien puede ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dueño del circo es el que puede contratar a los taquilleros, acomodadores, trapecistas y malabaristas. El que puede financiar a los payasos y pagarle el traje y las juergas al jefe de pista. Todo eso se hace con dinero.

      Eliminar
  8. Sencillamente brillante, este es el post que más me ha gustado de todo el blog.

    Me alegra saber que existen personas como tú. Tienes toda mi admiración.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno. Pero no creo que haya un único jefe del circo, del circo España

    ResponderEliminar
  10. Un amiguete me a dicho que el dueño del Circo no es tan como pensar que es el banquero. Es alguien que no se puede saber quien es, sin que no haya represalias...........

    ResponderEliminar
  11. Ojala fuera fición. Pero rs real. QUE BUEN RELATO!!!

    ResponderEliminar
  12. http://lacrisisquepagamoslaclasetrabajadora.files.wordpress.com/2012/08/mismos-perros-con-distintos-collares.jpg?w=490

    ResponderEliminar
  13. uenísima aportación...
    ¿crees que el jefe del circo está en España o hay que mirar a la Banca Internacional, que es quien tiene el dinero?

    ResponderEliminar
  14. Me gusta como todo lo que escribes pero ¿y la alternativa? ¿es que no hay?

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno. Yo tengo la teoría que todo el revuelo mediático y popular a raiz de la desaparición de las tres niñas también fue provocado o cuando menos no fue casual que alcanzara tal magnitud ya desde la busqueda. La indignación iría en aumento, se sabía que así iba a suceder y era parte del plan que el verdadero objetivo lo sintiera así.
    Un saludo.
    -Gerard.

    ResponderEliminar
  16. Un día le llevo al Rey una de las versiones de la biografía (...) y me dijo algo así como que "yo creo que pronto se van a meter conmigo" (...) Tengo un amigo, del que no puedo dar datos que era un ex agente de la Cia y del Mossad (...) Este tipo me explicó varias cosas (...) Va a haber una confabulación de gente del poder y del dinero, no para cargarse a la monarquía, pero sí para tener cogido al Rey y poder usarlo (...) No sólo son dos personas como Conde o de la Rosa... es una cuestión que, va más allá, afecta al dinero y al poder (...) Me decía mi amigo del Mossad: mira, ningún gobierno manda en su país (...) cada año se reúnen en un lugar que nadie sabe unos señores que nadie sabe quién son que son los que deciden (...) qué gobierno cae

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1995/11/14/pagina-84/34440361/pdf.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casual que en ese art. de Pablito Blanes en La vanguardia, y a su izquierda leamos sobre Shimon Peres? ah no, casualidades. Saludos Noz.

      Eliminar
    2. En esta página de la Vanguardia están las dos partes,el jefe de la pista y el dueño del circo. Muy bien traido.
      Nozick, genialtu articulo.
      Un abrazo!

      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.