sábado, 8 de marzo de 2014

¿Vacunas o venenos? 2/3. Cervarix. El caso de Marina García Ludeña.




Joseph E. Nathan nació el 2 de marzo de 1835. Era el sexto hijo de un sastre judío de Londres. La familia se trasladó a Australia cuando Joseph tenía 18 años, para dedicarse a vender suministros a los mineros. Como se arruinaron, volvieron a mudarse, esta vez a Nueva Zelanda. Allí Joseph abrió su propia tienda "Joseph Nathan & Company", para producir y patentar medicinas.

El éxito le llegó al conseguir los derechos de un nuevo proceso de producción de leche en polvo. La primera fábrica se construyó en Bunnythorpe, en Nueva Zelanda, y comenzó a distribuirla como alimento para niños bajo la denominación de "Lacto". Como el nombre no era muy original, Nathan jugó con las letras hasta que decidió comercializar el producto como "Glaxo baby food". Fue el comienzo de un gigante de la industria farmacéutica, que en 1995 se convertiría en Glaxo Wellcome y en el año 2000, al fusionarse con SmithKline Beecham, daría origen a la compañía actual, la GlaxoSmithKline (GSK).

Luces de éxito, pero también sombras de controversia. GSK comercializó varios compuestos poco seguros:

  • Rosiglitazone. Se descubrió que este medicamento, comercializado bajo el nombre de Avandia, incrementaba el riesgo de infarto de miocardio. GSK trató de obstaculizar la publicación de un artículo crítico con el fármaco y en 2007 un comité del Congreso de los Estados Unidos publicó un documento en el que se denunciaba la intimidación practicada por GSK contra el doctor John Buse, que había advertido de los riesgos del Rosiglitazone.
  • Paroxetina. Es un antidepresivo que funciona inhibiendo los receptores de serotonina. GSK lo lanzó al mercado en 1992, con una campaña de publicidad dirigida a recomendar su uso para los niños. Pero tenía serios efectos secundarios, de los cuales no informó. La Organización Mundial de la Salud situó a la paroxetina como el antidepresivo más difícil de abandonar, ya que creaba hábito. Y la FDA advirtió que los anuncios publicitarios del medicamento no advertían de sus efectos secundarios y promovían su uso más allá de lo recomendado. Además, se determinó que GSK había suprimido u ocultado los riesgos de un incremento en la tasa de suicidios durante los ensayos clínicos del producto.
  • Ribena. Comercializada como una bebida basada en la grosella negra, con altos niveles de vitamina C, se descubrió que en realidad eran muy bajos. GSK se declaró culpable de conducta impropia en marzo de 2007 y la Comisión de Comercio multó a la compañía con 217.000 dólares, una cantidad ridícula para una empresa de su tamaño.

En octubre de 2010, el Departamento de Justicia multó a GSK con 150 millones de dólares, más 600 millones adicionales para indemnizar a los afectados, por la producción y venta de medicamentos adulterados en su subsidiaria de Puerto Rico, SB Pharmco Puerto Rico. El agua de la planta de producción estaba contaminada, el sistema de aire acondicionado facilitaba la contaminación de unos productos con otros, las drogas producidas para el tratamiento del cáncer no estaban esterilizadas y muchas veces se mezclaban píldoras de diferentes tamaños en los mismos frascos. Comisarios federales requisaron drogas por valor de dos mil millones de dólares, el mayor alijo médico de la historia. La planta cerró en 2009.

La lista no termina aquí, porque GSK también ha sido demandada por fraude a Medicaid y a la IRS (la Hacienda norteamericana, 3.100 millones de dólares) y por soborno a médicos, farmacéuticos y hospitales en Italia y China, así como por fraude de patentes (Paxil).

Vemos así que tanto Merck como GSK parecen tener comportamientos poco éticos, por decirlo suavemente. ¿Cómo es posible que escapen una y otra vez a la acción de la justicia y se libren con multas que sólo son una fracción de sus estratosféricos beneficios? No olvidemos que estamos hablando nada menos que de la salud de los ciudadanos.

¿Tendrá algo que ver con quiénes son los directivos de ambas compañías y sus relaciones con el poder mundial?

Como muestra, citaremos tan sólo unos cuantos directivos de élite de ambas multinacionales farmacéuticas, y tan sólo algunos de sus múltiples cargos:

Robert A. Ingram, presidente de Merck Frosst Canada Inc. (1988-1990), consejero delegado de Glaxo Wellcome (1997-2000) y vicepresidente de GlaxoSmithKline  desde 2003. Es consejero de otras nueve empresas de primer nivel, entre las cuales está Wachovia, una financiera propiedad de Wells Fargo. Contribuyente en las campañas de George W. Bush, John McCain, Obama y Rick Santorum.

Jean-Pierre Garnier, consejero delegado de GlaxoSmithKline desde 2000 y contribuyente en las campañas de Bush y Rick Santorum.

Jan Leschly, consejero delegado de SmithKline Beecham (1994-2000), consejero de American Express, Squibb, Viacom, Daimler Chrysler y perteneciente al club Bilderberg.

Franz Humer, consejero delegado de Roche, jefe de operaciones de Glaxo (1981-95) y consejero de Allianz, Schweppes, Chugai, Diageo, Roche y la Banca J.P. Morgan.

Kenneth C. Frazier, presidente de Merck desde 2010 y consejero de la petrolera Exxon Mobil. Miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y contribuyente en la campaña de Bill Bradley y en las dos de Obama.

William Castell, director comercial de Glaxo Wellcome y consejero de General Electric, Marconi y British Petroleum.

Geoffrey Howe, consejero de Glaxo y J.P. Morgan, ex Secretario del Foreign Office, ex Viceprimer ministro del Reino Unido, ex Ministro de Hacienda y ex Líder de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, entre otros cargos.

James Murdoch, hijo de Rupert Murdoch -el magnate de la prensa británica y uno de las cien personas más ricas del mundo- fue consejero delegado de GSK desde 2009 hasta 2012. Dimitió, y algunas fuentes opinan que fue debido al escándalo de las escuchas telefónicas ilegales masivas del periódico News International, el llamado Hackgate, Rupertgate o Murdochgate. Padre e hijo fueron citados para declarar ante un comité del Parlamento británico.

Otras empresas o grupos de poder relacionados a través de diversos cargos o consejeros comunes con las farmacéuticas son Monsanto, Procter & Gamble, Johnson & Johnson, Xerox, Chevron, Hewlett Packard, Novell, Wells Fargo Bank, Merrill Lynch, Basf, Deutsche Bank, Lehman Brothers, Lloyds Bank, Vodafone, Reuters, BlackRock, Microsoft, la Bolsa de Nueva York, la Comisión Trilateral y el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.




Véase al pie del documento cómo GlaxoSmithKline está entre las cinco
mayores posiciones del Fondo Edmond de Rothschild


Finanzas, petroleras, eléctricas, químicas, informática, medios de comunicación, política... y también farmacéuticas, claro. ¿Dónde está el límite entre todas estas actividades? ¿O sólo son las múltiples facetas del poder, lo único que les importa?




Marina García Ludeña, de dieciséis años, nació en Caravaca de la Cruz el seis de enero de 1998.

¿Cómo iba a saber su familia los riesgos que corría cuando buscando lo mejor para ella la vacunaron con Cervarix, la vacuna contra el vph (virus del papiloma humano) de GSK?

Ahora tiene un montón de secuelas, como reflujo gastro-esofágico, movimientos mecánicos involuntarios -sobre todo por la noche-, paraplesia de miembros inferiores (fundamentalmente el derecho) e incontinencia urinaria.

Uno se pregunta si los sobornos a médicos, farmacéuticos y hospitales en Italia y China no se habrán extendido a otros países y a algún que otro Gobierno o responsable de la sanidad pública.

Quisiera enviar desde aquí mis mejores deseos a Mavi Ludeña López, la madre de Marina, para que la niña se recupere cuanto antes sin ningún tipo de secuelas y pueda disfrutar de la vida como se merece, a salvo de la codicia y la desvergüenza de aquellos que se enriquecen a costa de la salud y el trabajo de los menos favorecidos.





En un próximo artículo abordaremos la realidad del vph: qué es, qué riesgos provoca al infectar a un ser humano y cual es el valor preventivo de las vacunas disponibles en el mercado.




Fuentes:



Joseph E. Nathan:
http://www.nndb.com/people/764/000165269/

Glaxo Laboratories:
http://www.nndb.com/company/065/000168558/

GlaxoSmithKline:
http://www.nndb.com/company/655/000119298/

Robert A. Ingram:
http://www.nndb.com/people/867/000128483/

Jean-Pierre Garnier:
http://www.nndb.com/people/276/000123904/

Jan Leschly:
http://www.nndb.com/people/372/000124997/

Franz Humer:
http://www.nndb.com/people/044/000163552/

Kenneth C. Frazier:
http://www.nndb.com/people/888/000233189/

http://www.theguardian.com/media/2012/jan/27/james-murdoch-quits-glaxosmithkline-nonexecutive

http://en.wikipedia.org/wiki/News_International_phone_hacking_scandal

http://en.wikipedia.org/wiki/GlaxoSmithKline


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.