jueves, 20 de marzo de 2014

¿Vacunas o venenos? 3/3. El virus del papiloma humano.




Existen más de cien tipos virales del papilomavirus relacionados con el papiloma humano, una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Trece de ellos son carcinógenos -especialmente los tipos 16 y 18-, según la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, pero la mayoría no causan ningún síntoma o causan verrugas o condilomas. Por ejemplo, los tipos 6 y 11 causan el 90% de todas las verrugas genitales.

Unos cuarenta tipos se transmiten por cualquier tipo de contacto piel a piel durante el sexo vaginal, anal u oral y, por tanto, pueden provocar infecciones en vagina, pene, ano, boca y garganta, principalmente verrugas genitales y papilomatosis respiratoria.

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer el VPH. Es una infección tan común que casi todos los individuos sexualmente activos lo contraen en alguna etapa de su vida.

Los tipos carcinógenos pueden originar cáncer de cuello uterino, vulva, vagina, pene, ano o bucofaríngeo.

Pero hay que tener en cuenta los siguientes factores:


  • La infección por VPH se trata fácilmente y raras veces evoluciona hacia un cáncer.
  • Muy pocas mujeres infectadas desarrollan cáncer cervical.
  • Las infecciones por VPH son sólo uno de los varios factores de riesgo del cáncer cervical.
  • Se estima que un 50% de los individuos sexualmente activos se contagian a lo largo de su vida, pero el 90% de las veces la infección se cura sola en un plazo de hasta dos años.
  • El test de Papanicolau ha reducido el riesgo de cáncer cervical un 74% en los últimos cuarenta años.

Test de Papanicolau


Para saber si es beneficiosa la aplicación masiva a las niñas de la vacuna contra el VPH, debemos considerar lo siguiente:


  • Pasarán décadas antes de que se pueda verificar el supuesto impacto positivo de las vacunas contra el cáncer cervical ya que, aunque las niñas vacunadas comenzaran a mantener contactos sexuales de riesgo a edades muy tempranas, la enfermedad tarda entre 20 y 30 años en desarrollarse.
  • La vacuna no es efectiva contra todos los serotipos cancerígenos (en el supuesto de que realmente lo sea contra los serotipos 16 y 18) y se desconoce la inmunidad que confiere.
  • En septiembre de 2008 la FDA publicó un informe de 187 páginas en el que se hacía notar que en los ensayos clínicos el 73,3% de las niñas habían presentado efectos secundarios 1 posteriores a la administración de la vacuna. Diecisiete de ellas fallecieron
  • Según datos del VAERS (Vaccine Adverse Events Reporting System), tras la administración de la vacuna se han comunicado 148 muertes, 3.000 hospitalizaciones y más de 6.000 casos en los que las afectadas no se llegaron a recuperar de los efectos secundarios ulteriores. Es importante resaltar que se estima que sólo se comunica entre un 1 y un 10% de los casos realmente producidos. Probablemente cualquier otro producto no relacionado con la industria farmacéutica que presentara resultados similares ya habría sido retirado del mercado.
  • El 14 de junio de 2013 los gobiernos locales de Japón han suspendido la recomendación de la vacuna contra el VPH que se administraba a niñas de entre 12 y 16 años.
  • Pero, mientras tanto, el Estado de California ha aprobado la ley AB499 por la que se autoriza la vacunación de los niños (contra enfermedades de transmisión sexual) a partir de los doce años de edad, sin conocimiento ni autorización de sus padres.


1 Entre ellos, desórdenes gastrointestinales, sanguíneos, del sistema linfático, inmunitarios, de tejidos conectivos, del sistema nervioso, psiquiátricos, renales, reproductivos, respiratorios, de la piel y tejidos subcutáneos e infecciones. En el informe se hacía constar que Gardasil contenía entre 20 y 40 mcg de cuatro tipos del HPV, así como 225 mcg. de aluminio y menos de 7 mcg. de levadura. Se pretendía licenciar la vacuna para la prevención del cáncer cervical, vulvar y vaginal (tipos 16 y 18 del VPH) y de verrugas genitales (tipos 6 y 11 del VPH).



Las familias de las niñas susceptibles de ser vacunadas tienen que recibir una información precisa y adecuada en lo referente a las consecuencias de la vacunación contra el VPH, tanto de posibles beneficios como de posibles efectos secundarios y secuelas, a fin de que sean capaces de tomar una decisión al respecto que esté respaldada por datos objetivos.

Lo que no parece coherente es que, por ejemplo, el Gobierno de La Rioja informe en su página web lo siguiente, acerca de las vacunas del VPH:

¿Tiene algún riesgo esta vacuna?

En el mundo ya se han administrado 70 millones de dosis de estas vacunas. Como en el resto de las vacunas, esta no causa graves efectos secundarios. El efecto secundario más común es dolor en el sitio donde se aplicó la inyección

http://www.riojasalud.es/ciudadanos/catalogo-multimedia/vacunaciones/3251-vacuna-frente-al-virus-papiloma-humano

Cuando hasta en el prospecto de Gardasil se informa de muchas más contraindicaciones y efectos secundarios. (Ver el apéndice 2 en este mismo post).

Tanto Gardasil como Cervarix tienen altísimos niveles de aluminio. Hay varios estudios que lo relacionan -cuando existe alergia al metal- con patologías neurológicas como el Alzheimer, la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica y el Parkinson. Uno de los síntomas es la ataxia como consecuencia de una cerebelitis, ya que el cerebelo controla la marcha. También puede estar afectado el octavo par craneal –el nervio estatoacústico- que no sólo controla la audición, sino también el equilibrio.

Creo que incluso un profano puede advertir que, aparte de informar a las familias de las contraindicaciones y efectos secundarios de estas vacunas, sería imprescindible -en el caso de que se eligiera la opción de proceder a administrar la vacuna- que se hiciera un análisis individualizado de susceptibilidad al aluminio, para evitar los gravísimos efectos secundarios autoinmunes que se producen cuando se tiene alergia a este metal.

Entonces... ¿qué otras opciones existen para evitar el VPH y el cáncer cervical?

En mujeres, es decisiva e imprescindible la realización de citologías periódicas (prueba de Papanicolau o frotis de Pap) y la prueba de VPH. Podemos afirmar que la realización de estas pruebas confiere una prevención total contra el cáncer cervical.

No cuento con estadísticas al respecto, pero no creo descabellado afirmar que la mayoría de las mujeres que desgraciadamente fallecen cada año por cáncer cervical son inmunodeprimidas (por ejemplo, por padecer VIH) y/o no se han sometido a las pruebas de detección precoz citadas.

Espero que este artículo pueda contribuir a que las familias conozcan un poco mejor este tema y puedan actuar en consecuencia. Ni una niña más debe padecer las secuelas que manifiestan niñas como Zuriñe, Marina o Zeda, a quienes deseamos una recuperación total en el plazo más breve posible.

Recordad que en España no es obligatoria la administración de ninguna vacuna. Informaos en profundidad y luego obrad en consecuencia y decidid lo que creáis mejor para vuestros hijos.








APÉNDICES


http://www.ageofautism.com/2010/11/sanevax-reports-on-another-gardasil-injury-13-year-old-zedas-story.html


SaneVax Informa Sobre Otra Víctima Del Gardasil. La Historia De Zeda, Una Niña De 13 Años.

“A día de hoy, Zeda todavía respira a través de su traqueotomía y se alimenta con una sonda. Hace su vida en una cama hospitalaria en nuestro salón, sin apenas reacción a estímulos, con cuidados durante las veinticuatro horas y visitas de enfermería diarias.”

(PR LOG) 16 de Nov. de 2010 – Amy Castelbery Pingle, Indiana:

Cuando pensamos en los efectos secundarios de las vacunas, normalmente lo hacemos pensando en la persona que ha sido vacunada. Pero eso no es todo. Los efectos secundarios de las vacunas afectan a las familias, amigos y a todos aquellos relacionados con la persona vacunada. Consideremos este relato de una madre sin pareja con cuatro hijos, uno de los cuáles quedó completamente inválido después de la administración de Gardasil. Esta madre tuvo que ver como la niña en la primera foto se transformaba en la de la siguiente foto y seguía empeorando. Por favor, deteneos un momento para leer la historia en sus propias palabras.

Soy una madre sin pareja con cuatro hijos, dos niños y dos niñas. Vivimos en Lake Station, Indiana. Antes de que Zelda, mi hija mayor, se pusiera enferma, teníamos una vida normal. Tenía un trabajo fijo. Zelda, a los trece años, era animadora y sacaba las mejores notas. También me ayudaba mucho con mis otros hijos.

Siempre he hecho todo lo posible para que mis hijos estuvieran sanos. Los llevaba a revisión y siempre recibieron todas las vacunas que sugería el médico. Todos estaban completamente sanos, salvo algún catarro que otro. Completamente sanos hasta que llegó la hora de la revisión de Zeda, el 5 de noviembre de 2008. Y entonces la vida que conocía cambió por completo, junto con la del resto de nuestra familia.

El pediatra de Zeda sugirió vacunarla contra el virus del papiloma humano, la vacuna Gardasil, que es como la conozco ahora. Pensé ‘De acuerdo, esto es lo que debo hacer para que siga sana.’ El médico dijo que lo hiciéramos y lo hicimos. No sabía nada sobre la vacuna, salvo que era para niñas de su edad. No me adviertieron de ningún efecto secundario, salvo de posibles molestias en la zona del pinchazo.

Una semana después de que a Zeda le pusieran la inyección, empezó a quejarse de trastornos en varias zonas, de dolor de cabeza y molestias estomacales. Como quizás le suceda a alguna de vuestras hijas a su edad, Zeda era la reina del drama. Así que cuando me contaba eso, le decía que se echara y le susurraba que probablemente había tenido un mal día o le daba un Tylenol. Nunca se me habría ocurrido que esos pequeños síntomas fueran banderas rojas. No hasta el 28 de noviembre de 2008, cuando íbamos a recoger a su hermana menor de la casa de una amiga. En el coche, a Zeda se le caía el móvil. De repente, mi hijo dijo, ‘¡Mamá, creo que a Zeda le pasa algo!’ Estaba llorando, babeaba y sus ojos no enfocaban. Me pareció como si hubiera tenido un ataque. Lo sabía porque mi hermano los tenía. La llevé volando a urgencias.

Ahí fue dónde empezó la confusión con su diagnóstico. Primero, acusaron a Zeda de sobredosis de drogas. Le gritaron a la cara que tenía que contarles lo que había tomado. Estaba tan asustada. No tenía ni idea de lo que estaba pasando, y estos doctores y enfermeras estaban gritando a mi hija. Zeda estaba tan asustada como yo. Creo que sabía que estaba pasando algo muy serio. Estaba confundida y era incapaz de decir lo que quería. Y entonces tuvo otro gran ataque en medio de la sala de urgencias. Entonces es cuando empezaron a tomarnos en serio. Para entonces ya tenían los resultados del test de drogas de abuso, que eran negativos.

Después de unas pocas horas horribles, trasladaron a Zeda a nuestro hospital local, junto con un neurólogo pediátrico y el pediatra de Zeda. Pensé que allí seguramente encontraríamos algunas respuestas. Empezaron por realizar toda clase de pruebas. Para entonces, Zeda era incapaz de pronunciar una frase completa; sólo podía decir algunas palabras cada vez. Estaba muy asustada y lloraba mucho. Le hicieron una resonancia magnética, un tac, un electro encefalograma y una punción lumbar. Fuera lo que fuera que estaban buscando, no lo encontraron, todas las pruebas fueron negativas. La resonancia mostró una ‘sombra’ en el lado derecho de su cerebro, que comenzaron a tratar como encefalitis viral. Pero mientras la salud de Zeda se deterioraba, nuestro pediatra continuaba diciendo que ella se lo hacía a si misma, que estaba fingiendo.

En  los cuatro días que estuvimos en nuestro hospital local, Zeda había dejado de hablar, comer, andar, y ahora se estaba orinando encima. ¡Fueron las enfermeras NO nuestro médico, las que dijeron que algo estaba realmente mal! Sus síntomas no se tomaron en serio hasta que vino un psiquiatra, la examinó y emitió una opinión profesional de que no estaba fingiendo. Una enfermera sugirió que fuéramos a un hospital especializado, ya que no estábamos consiguiendo nada.

Estuvimos de acuerdo.

En 45 minutos, habíamos tomado un vuelo hasta el Hospital Infantil Riley en Indianápolis. Allí, continuaron acusándola de fingir. Instalaron una cámara de vídeovigilancia las 24 horas para observar a Zeda durante unas dos semanas, para tratar de pillarla mientras estaba fingiendo. Y continuaron realizando una prueba tras otra, que siempre salían negativas. Empezó a tener movimientos incontrolables, un ritmo cardíaco extremadamente alto (hasta 180 latidos por minuto), fiebre alta, hasta alcanzar los 42,6º y, en un momento dado, la situaron en coma inducido. Y aún así no podían decirnos cuál era el problema o por qué sucedía, así que pasaban la mayor parte del tiempo culpándonos y tratando de probar que la niña estaba fingiendo. Nadie quería dejar constancia y decir que la vacuna Gardasil era la que le había afectado a Zeda.

Eventualmente, Zeda perdió la funcionalidad pulmonar y pasó varios meses en un respirador mecánico. Le hicieron una traqueotomía y le pusieron una sonda gástrica, ya que ya no podía comer ni respirar por sí misma. Estuvimos cuatro meses en el Hospital Riley y sus doctores seguían sin poder decirnos que le sucedía, sólo que estaban seguros de que no era una reacción a la vacuna. A pesar de que se habían registrado docenas de casos de reacciones similares en chicas sanas tras recibir la vacuna para el VPH.

A día de hoy, Zeda todavía respira a través de su traqueotomía y se alimenta con una sonda. Hace su vida en una cama hospitalaria en nuestro salón, sin apenas reacción a estímulos, con cuidados durante las veinticuatro horas y visitas de enfermería diarias. Esto se ha convertido en la lucha que define mi vida... Lucho cada día para hacer lo que pueda para que mejore.

Estoy aquí para contaros que no lo sabía. Y creo que muchos padres son como yo, y tampoco lo saben. Pensaba que las vacunas mantendrían a mis hijos sanos y saludables. No sabía que las vacunas podían hacer esto. Nadie me lo dijo nunca. Mi médico no me advirtió de los riesgos. Nunca vi a nadie ni algo que me advirtiera de que esto podía suceder. No os estoy diciendo que no vacunéis. Pero os digo que la gente que os presiona para que lo hagáis no sufren las consecuencias. Sólo vosotros, como padres, lo hacéis. Y si decidís vacunar, más vale que esteis seguros de la necesidad de cada vacuna. Porque cada vez que vacunáis a vuestros niños, hay un riesgo. Es importante que los padres comprendan lo que está en juego.

Lamento profundamente mi decisión de permitir que a Zelda se la vacunara. Ha perdido toda su calidad de vida. Haría cualquier cosa para que mejorara, pero nadie me da respuestas. Siguen sin creer que fuera la vacuna. Y ahora que está enferma, nadie sabe como ayudar a mi hijita.





http://www.vademecum.es/medicamento-gardasil_prospecto_106357008


PROSPECTO DE GARDASIL



1. QUÉ ES GARDASIL Y PARA QUÉ SE UTILIZA

Gardasil es una vacuna. La vacunación con Gardasil está indicada para proteger frente a enfermedades causadas por los tipos 6, 11, 16 y 18 del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Estas enfermedades incluyen cáncer de cuello de útero, lesiones precancerosas de los genitales femeninos (cuello de útero, vulva y vagina) y verrugas genitales en hombres y mujeres. Los tipos 16 y 18 del VPH son responsables de aproximadamente el 70% de los casos de cáncer de cuello de útero y del 70% de las lesiones precancerosas de vulva y vagina relacionadas con el VPH. Los tipos 6 y 11 del VPH son responsables de aproximadamente el 90% de los casos de verrugas genitales.

Gardasil está indicada para prevenir estas enfermedades. La vacuna no se utiliza para tratar las enfermedades relacionadas con el VPH. Gardasil no tiene ningún efecto en individuos que ya tienen una infección persistente o enfermedad asociada a cualquiera de los tipos del VPH de la vacuna. Sin embargo, en individuos que ya están infectados con uno o más de los tipos del VPH de la vacuna, Gardasil puede proteger todavía frente a las enfermedades asociadas a los otros tipos del VPH de la vacuna.

Gardasil no puede causar las enfermedades frente a las que protege.

Gardasil induce la producción de anticuerpos específicos y ha demostrado en ensayos clínicos que previene enfermedades relacionadas con VPH 6, 11, 16 y 18 en mujeres de 16-45 años de edad y en hombres de 16-26 años de edad. La vacuna también induce la producción de anticuerpos específicos de tipo en niños/niñas y adolescentes de 9 a 15 años de edad.

Gardasil debe utilizarse de acuerdo a las recomendaciones oficiales.

2. ANTES DE RECIBIR GARDASIL

No debe recibir Gardasil si

- usted o su hijo/a es alérgico (hipersensible) a cualquiera de los principios activos o de los demás componentes de Gardasil (enumerados en “los demás componentes son” – ver sección 6).
- usted o su hijo/a ha desarrollado una reacción alérgica después de recibir una dosis de Gardasil.
- usted o su hijo/a padece una enfermedad con fiebre alta. Sin embargo, fiebre moderada o infección de las vías respiratorias altas (por ejemplo un resfriado) no justifica el retraso en la vacunación.

Tenga especial cuidado con Gardasil

Informe a su médico si usted o su hijo/a:

- tiene un trastorno de la coagulación (una enfermedad que haga sangrar más de lo normal), por ejemplo hemofilia.

- tiene el sistema inmune debilitado, por ejemplo debido a una alteración genética, infección por VIH o medicamentos que afecten al sistema inmunológico.

Como con cualquier vacuna, Gardasil no asegura una protección completa al 100% de los vacunados.

Gardasil no protege frente a todos los tipos del Virus del Papiloma Humano. Por lo tanto, se deben continuar utilizando las medidas adecuadas para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Gardasil no protege frente a otras enfermedades no causadas por el Virus del Papiloma Humano.

La vacunación no es un sustituto de la exploración rutinaria de cuello de útero. No deje de seguir los consejos de su médico acerca de las pruebas Papanicolau/citologías de cuello de útero y otras medidas preventivas y protectoras.

Qué otra información importante debe conocer usted o su hijo/a sobre Gardasil

Actualmente se desconoce la duración de la protección. Están en marcha estudios de seguimiento a largo plazo para determinar si sería necesaria una dosis de recuerdo.

Uso de otros medicamentos

Gardasil puede administrarse con una vacuna de Hepatitis B o con una vacuna de refuerzo combinada de difteria (d) y tétanos (T) con tos ferina (componente acelular) (ap) y/o poliomielitis (inactivada) (IPV) (vacunas de dTap, dT-IPV, dTap-IPV) durante la misma visita, en distinto lugar de inyección (otra parte del cuerpo, por ejemplo, el otro brazo o pierna).

Gardasil puede no tener un efecto óptimo si:

- se utiliza con medicamentos que suprimen el sistema inmune.

En los ensayos clínicos, los anticonceptivos orales (por ejemplo la píldora) u otros métodos no redujeron la protección obtenida con Gardasil.

Informe a su médico o farmacéutico si usted o su hijo/a está utilizando o ha utilizado recientemente otros medicamentos, incluso los adquiridos sin receta.

Embarazo y lactancia

Consulte a su médico si la persona que va a ser vacunada está embarazada o planea un embarazo o se ha quedado embarazada durante el curso de la vacunación.

Gardasil puede administrarse a mujeres en periodo de lactancia o que vayan a estarlo.

Conducción y uso de máquinas

No se han realizado estudios de los efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas.

3. CÓMO SE ADMINISTRA GARDASIL

Su médico le administrará Gardasil mediante una inyección. Gardasil está indicada en adolescentes y adultos a partir de los 9 años de edad. La persona que va a ser vacunada recibirá tres dosis de la vacuna.

  • Primera inyección: en la fecha elegida
  • Segunda inyección: idealmente 2 meses después de la primera inyección
  • Tercera inyección: idealmente 6 meses después de la primera inyección

Si es necesario un régimen de vacunación alternativo, la segunda dosis debe administrarse al menos 1 mes después de la primera dosis y la tercera dosis debe administrarse al menos 3 meses después de la segunda dosis. Las tres dosis deben administrarse dentro de un periodo de 1 año. Consulte a su médico para más información.

La persona que va a ser vacunada debe completar la pauta de vacunación de tres dosis; de lo contrario, puede no estar totalmente protegida.

Gardasil se administra como una inyección intramuscular (a través de la piel en el músculo preferiblemente en el músculo de la parte superior del brazo o muslo).

La vacuna no debe de mezclarse en la misma jeringa con ninguna otra vacuna o solución.

Si olvidó una dosis de Gardasil

Si olvidó una inyección programada, su médico decidirá cuándo administrarle la dosis olvidada.

Es importante que siga las instrucciones de su médico o enfermero/a con respecto a las visitas para la administración de las siguientes dosis. Si las olvida o no puede acudir a su médico en el momento programado, consulte a su médico. Si la primera dosis de vacuna que recibe es de Gardasil, las siguientes dos dosis necesarias para completar el régimen de vacunación de 3 dosis también deben ser de Gardasil y no de otra vacuna frente al VPH.

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este producto, pregunte a su médico o farmacéutico.

4. POSIBLES EFECTOS ADVERSOS

Al igual que todas las vacunas y medicamentos, Gardasil puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

Los siguientes efectos adversos pueden aparecer después del uso de Gardasil:

  • Muy frecuentes (al menos 1 de cada 10 pacientes), efectos adversos localizados en el sitio de inyección que incluyen: dolor, hinchazón y enrojecimiento. También se ha registrado dolor de cabeza.
  • Frecuentes (al menos 1 de cada 100 pacientes), efectos adversos localizados en el sitio de inyección que incluyen: hematoma, picor, dolor en la extremidad. También se han comunicado fiebre y náuseas.
  • Raros (menos de 1 de cada 1.000 pacientes), urticaria.
  • Muy raros (menos de 1 de cada 10.000 pacientes), se ha registrado dificultad al respirar (broncoespasmo).

Se han observado más casos de dolor de cabeza e hinchazón en el lugar de inyección cuando se administran durante la misma visita Gardasil y una vacuna de refuerzo combinada de difteria, tétanos, tos ferina (componente acelular) y poliomielitis (inactivada).

Los efectos adversos que se han registrado durante la comercialización de Gardasil incluyen:

Desmayos, algunas veces acompañados de temblores o entumecimiento. Aunque los episodios de desmayos son poco frecuentes, se debe observar a los pacientes durante 15 minutos después de que reciban la vacuna de VPH.

Reacciones alérgicas, que pueden incluir dificultad para respirar, silbidos al respirar (broncoespasmo), urticaria y sarpullido. Algunas de estas reacciones han sido graves.

Al igual que con otras vacunas, los efectos adversos que han sido comunicados durante el uso general incluyen: ganglios inflamados (cuello, axila o ingle), síndrome de Guillain-Barré (debilidad muscular, sensaciones anormales, hormigueo en los brazos, piernas y parte superior del cuerpo), mareos, vómitos, dolor en las articulaciones, dolor en los músculos, cansancio o debilidad inusual, escalofríos, malestar general, sangrado o aparición de moretones más fácilmente de lo normal e infección de la piel.

Si considera que alguno de los efectos adversos que sufre es grave o si aprecia cualquier efecto adverso no mencionado en este prospecto, informe a su médico o farmacéutico. [...]





Dedicado a todas las niñas afectadas reconocidas y a todas las demás que todavía no saben o no se ha hecho público que sus problemas tienen el mismo origen:









Fuentes:



http://sanevax.org/wp-content/uploads/2013/12/Four-Year-Analysis-of-Adverse-Reactions-to-Gardasil.pdf

http://sanevax.org/wp-content/uploads/2011/04/03.27.11-HPV-Vaccine-Fact-Sheet121.pdf

http://www.aavp.es/inicio/index.php?option=com_content&view=article&id=79%3Atestimonios&catid=38%3Atestimonios&Itemid=58

http://www.rioja2.com/n-68609-703-medio_lucha_contra_efectos_vacuna_papiloma_humano

http://holyhormones.com/womens-health/cancer-womens-health/cervical-cancer/2008-fda-statement-on-gardasil-has-disturbing-data-on-new-medical-conditions/

http://holyhormones.com/wp-content/uploads/2013/05/gardasil091108-Closing-Statement.pdf

http://www.cdc.gov/std/spanish/stdfact-hpv-s.htm

http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/deteccion-diagnostico/papanicolaou-respuestas

http://www.cancer.gov/espanol/recursos/hojas-informativas/riesgo-causas/VPH-respuestas

http://www.aavp.es/inicio/

http://www.aavp.es/inicio/index.php?option=com_content&view=article&id=498:if-hpv-vaccines-were-consumer-goods-would-they-still-be-on-the-market&catid=61:sanevax&Itemid=96

http://www.lorrinsworld.com/lorrinsworld/Gardasil_Vax_Info.html

http://vran.org/in-the-news/potential-bio-hazard-found-in-gardasil-vaccine/

http://www.vademecum.es/medicamento-gardasil_prospecto_106357008

4 comentarios:

  1. Me parecio interesante

    http://www.migueljara.com/2010/04/28/ninas-muertas-en-india-tras-recibir-la-vacuna-contra-el-vph/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el enlace, Philo. Me viene al pelo... ya te diré por qué.

      Eliminar
  2. Enhorabuena por tus artículos. Quiero crear un blog sobre salud y me gustaria saber si te importaria que publicara estos artículos, citando naturalmente que son de tu autoría. Muchas gracias por todo. Sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún inconveniente, todo lo contrario. La vacuna contra el VPH no es segura y tampoco sirve para prevenir la enfermedad. Cuanta más gente sea consciente de ello, mejor.

      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.