domingo, 24 de agosto de 2014

Yasmina Soto-Quiroga Peralba.


Casa de la parroquia de Seixo


Su caso aún estremece a la población de Marín y especialmente a la parroquia de Seixo, donde vivía Yasmina.

Como todos los días, aquel 30 de mayo de 1988, Yasmina Soto-Quiroga Peralba, la mayor de los dos hijos del matrimonio Soto-Peralba, salió temprano de su casa de Seixo. Serían las ocho y media de la mañana, y tenía que coger un trolebús para llegar a Pontevedra, en donde trabajaba en un supermercado. Nunca llegó.

Tres meses después, el 26 de agosto de 1988, un individuo que paseaba por los alrededores del Lago de Castiñeiras acompañado por varios familiares, se internó entre la arboleda. Allí, medio oculto entre la maleza, se encontró de forma brusca e inesperada con un cuerpo en muy avanzado estado de descomposición. Al lado del cadáver estaban varias prendas de vestir de la muchacha, así como su bolso y documento nacional de identidad.

Era el cadáver de la pobre Yasmina, que había recibido diecisiete puñaladas y tenía varias contusiones en la cara y el cuerpo.

Desde un primer momento, la investigación policial apuntó a un joven camarero, amigo de la muchacha, que incluso llego a ingresar en prisión y a ser procesado como presunto asesino de la chica. Sin embargo, nada se pudo probar y las pruebas existentes contra este camarero eran meros indicios circunstanciales, según indicaron fuentes cercanas al caso.

En su día, la madre de Yasmina explicó a la Policía que su hija había salido de su casa a primera hora, aunque con algo de retraso. La noche anterior se había quedado hasta muy tarde, viendo una película en la televisión, y se le habían pegado las sábanas. Así que era posible que hubiera perdido el trolebús que debía llevarla hasta Pontevedra, y entonces hubiera hecho auto-stop.



Ruta que tendría que haber realizado Yasmina.



Cotorredondo, en el ángulo inferior derecho, lugar en dónde apareció el cuerpo de Yasmina.



Celso Pazos, el camarero antes citado, afirmó que había recogido a su amiga Yasmina y la había dejado en Marín, la localidad en donde trabajaba. Después se había dirigido a un merendero, para almorzar antes de ir a trabajar. Todo indica que fue la última persona que vio con vida a Yasmina. Se conocían desde hace tiempo, porque habían ido juntos a la escuela.

Media hora después de la apertura del supermercado, una tía de Yasmina que también trabajaba allí, al ver que se retrasaba dio la voz de alarma y facilitó la descripción de la joven a la policía: un metro y setenta y cuatro centímetros de estatura, cabello largo y algo rizado, ojos castaños y una cicatriz bajo el párpado inferior del ojo izquierdo.

Como suele ser habitual en estos casos, no había signo alguno de que se tratara de una huida voluntaria. Cuando desapareció iba vestida con su ropa de trabajo; sólo llevaba el dinero justo para tomar el trolebús (precisamente le tocaba cobrar al día siguiente) y tampoco se había llevado nada de casa.

Ante el escaso avance de la investigación policial, la familia Soto-Quiroga decidió contratar los servicios de un detective privado, pero tampoco pudo aportar ninguna prueba concluyente. Sólo sembrar de dudas la coartada dada por el camarero.

En cambio hubo un montón de llamadas realizadas por irresponsables, que situaban a Yasmina en lugares tan distantes como Valencia, Málaga y otras localidades.

La familia de la joven trata de continuar con su vida sin olvidar el pasado. Pero tampoco desea rememorarlo, por lo que sus parientes suelen declinar la posibilidad de realizar declaraciones ante los medios de comunicación.

Marín aún no se ha recobrado del suceso. Es un tema recurrente en multitud de conversaciones y todo el mundo se pregunta quién pudo ser el misterioso asesino.



Lago de Castiñeiras


La desaparición de Yasmina iba a ser decisiva en la creación de un programa de Televisión Española para la búsqueda de desaparecidos, el famoso ¿Quién sabe dónde?, que primero presentó Ernesto Sáenz de Buruaga y luego Paco Lobatón. Francisco Javier Moldes Fontán, cofundador del CDS de Adolfo Suárez, Secretario General del partido en Galicia, presidente provincial de Pontevedra, y diputado en la 3ª Legislatura, había sido profesor de Yasmina en el Instituto de Marín. "... Los padres me pidieron ayuda y hablé con Pilar Miró para que se difundiera su fotografía en el telediario nacional. Me dijo que era imposible, porque habría que hacer un monográfico para todos los desaparecidos en España. Después tuve contacto con otros casos y le sugerí a la directora general de TVE que creara un programa específico sobre el tema, que después fue líder de audiencia..."

La fotografía de Yasmina no se difundió en el telediario nacional ni en ninguna parte. No hay ninguna fotografía suya disponible...

Así que este post es un pequeño homenaje a su memoria y un intento de que su caso no quede en el olvido.

Pidamos justicia para Yasmina, otra de nuestras niñas perdidas y olvidadas en este loco mundo que nos ha tocado vivir. Que no sea en vano y nos ayude a despertar.




---OOO---


Fuentes:


1988.06.18: Desaparece misteriosamente una joven cuando acudía a su trabajo en Pontevedra:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/18/049.html

1988.06.19: Falsas llamadas en el caso de la joven desaparecida en Pontevedra:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/19/100.html

1988.06.21:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/21/063.html

1988.06.26:Encuentran muerta a una joven desaparecida hace meses:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/26/100.html

1988.08.28: 
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1988/08/28/055.html

1993.05.20:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1993/05/20/141.html

2002.06.29: Catorce años de espera por la resolución de la muerte de Yasmina:
http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2002/06/29/1139151.shtml

2010.11,27: Francisco Javier Moldes Fontán. El hueco del CDS sigue existiendo con dos millones de votantes:
http://www.lavozdegalicia.es/arousa/2010/11/27/0003_8874499.htm

1 comentario:

S.Caldas Rivas dijo...

Esa foto no es del lago de Castiñeiras