jueves, 7 de enero de 2016

Aquelarre.




RICHARD CAVENDISH
LAS ARTES OSCURAS
CAPÍTULO SÉPTIMO. LA ADORACIÓN DEL DIABLO. 2. BRUJERÍA (fragmentos)






[... La divina patrona de la brujería no era un dios astado, sino una diosa -Selena, Hécate o Diana, todas ellas diosas lunares. Hécate, originaria de Asia Menor, era la diosa más invocada por brujas y magos. Era una triple diosa, representada con tres cabezas o tres cuerpos, en relación con las fases lunares -nueva, llena e intermedia-, y se la identificaba como Luna, 1 la luna, en el cielo, Diana, en la tierra y Proserpina, en el submundo. Imperaba sobre fantasmas, noche y oscuridad, sepulturas, perros, sangre y terror. También era la diosa de las encrucijadas. Se creía que la escoltaban legiones de espectros mientras vagaba entre las sombras, y solían dejarse ofrendas de comida en los cruces de caminos, destinadas a dichos espíritus...]


1 En castellano, en el original.


[... Allí las brujas se dieron un banquete con pan, carne y vino. Danzaron, y Satán se transformó en un perro negro. Todas besaron sus cuartos traseros. Las luces desaparecieron y Satán gritó "Mechlet, mechlet"; 2 entonces los hombres copularon con las mujeres, a la manera de los perros. Satán les entregó polvos y ungüentos para dañar a la especie humana y al ganado. Les dijo que hicieran todo el mal que pudieran, y que lo adoraran en la iglesia en lugar de a Cristo, escupiendo en la hostia al comulgar. En uno de los aquelarres trajeron una hostia consagrada y todos la pisotearon.


2 "Mezclaos".


Angustiosa pintura describiendo meticulosamente un aquelarre



El orden de los eventos del sábado de aquelarre variaba de una a otra zona. Solía comenzarse con un homenaje formal de las brujas a Satán. Según el Compendio Maleficarum de Guazzo, las brujas tenían por costumbre encender un fuego y el Diablo se sentaba en un trono, bajo la forma de una cabra o un perro... y se acercaban a él para adorarlo, pero no siempre de la misma manera. Unas veces se ponían de rodillas, como suplicantes, otras veces permanecían de espaldas, y a veces lanzaban patadas hacia arriba para que sus cabezas se doblaran hacia atrás y sus barbillas apuntaran al cielo. Se ponían de espaldas y caminaban hacia atrás como los cangrejos, poniendo sus manos tras ellas para tocarlo, suplicantes. Cuando hablaban agachaban la cabeza mirando al suelo; y hacían todo de una manera totalmente distinta a las costumbres de los demás seres humanos.






Luego llegaba la ofrenda de velas al diablo y el beso obsceno. Se iniciaban nuevos miembros, y los hijos de las hechiceras se presentaban al Diablo, que a veces los bautizaba; en ciertas ocasiones casaba una pareja de brujos. A continuación, las brujas se sentaban para celebrar una fiesta, a lo que seguía un baile frenético que terminaba con una orgía, a la que se unía el propio diablo, que al parecer concedía sus favores a la mayor cantidad de brujas posible. Otras veces tras la orgía se iniciaba una ceremonia religiosa, una parodia de la misa católica. Después las brujas informaban sobre el mal que habían conseguido hacer desde la última reunión y finalmente el diablo les daba permiso para retirarse.





Las descripciones del aquelarre en las confesiones realizadas por las brujas reproducen muchas de las acusaciones que se habían hecho antes contra sectas de adoradores del diablo - reuniones nocturnas, la apariencia del Diablo como hombre, gato, perro o cabra, el beso obsceno, la renuncia al cristianismo, la matanza de niños, la fiesta y la orgía que seguía a la extinción de las luces. Las brujas también compartían con las sectas anteriores un odio especial por la Eucaristía que fue arraigado originalmente en una negación de la afirmación de la Iglesia como canal entre el hombre y Dios. Las palabras pronunciadas por el sacerdote en la Misa transforman el pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo, y al consumirlos el cuerpo del adorador se unificaba con Cristo. Pero los herejes creían estar en contacto directo con Dios, sin necesidad de la intervención de la Iglesia, el sacerdote y la hostia consagrada. La falta de respeto por la Eucaristía -expresado, por ejemplo, por los herejes que decían que la hostia tenía para ellos sabor a excrementos- se convirtió en el satanismo en un odio declarado hacia el cuerpo y la sangre del detestado Salvador cristiano.





Las brujas habían sido acusadas ​​de canibalismo desde los más lejanos tiempos, pero el juramento iniciático para impedir los matrimonios y el énfasis en los sacrificios de niños sugieren que uno de los factores en el desarrollo temprano del culto de las brujas era el horror herético al matrimonio y la procreación. Pasar de la desaprobación del parto a la matanza de niños parece una medida drástica, pero Clementius de Bucy y sus seguidores fueron acusados de haberla tomado. Más tarde, una de las razones del canibalismo era que evidentemente ataba la bruja a la secta, como el excremento de sapo de los Waldesianos de Turín. Algunas brujas dijeron que habían devorado bebés en la creencia de que después no podrían confesar, pensando probablemente que adquirirían la incapacidad del niño para hablar.

El beso obsceno aparece constantemente en las confesiones. Algunas brujas decían que el Diablo tenía una segunda cara en su grupa, que ellas besaban. Jeannette d'Abadie, una bruja vasca, decía que besaban la cara del Diablo, luego su ombligo, falo y trasero, lo que recuerda una de las acusaciones hechas a los Templarios ...]

[... Las propias brujas, al parecer, se referían a su dios como "el Diablo" en la mayoría de los casos y muchos de los nombres que se le daban implicaban que se le identificaba de modo consciente con el Demonio de la Cristiandad -Satán, Lucifer, Belcebú, Belial, Astaroth, Asmodeo, Mammon. En 1595, Jean del Vaux, un monje de la abadía de Stablo en los Países Bajos, que confesó sin que se recurriera a la tortura, manifestó que el ser al que adoraban el sabbath era Belcebú...]

[... El nexo entre el Diablo y la cabra está relacionado probablemente con una particularidad esencial del sabbath, la cópula de las brujas con el Diablo. En las primeras referencias sobre el sabbath, tanto Anne Marie de Georgel como Catherine Delort declararon que su misión era dar placer al macho cabrío. La creencia de que los demonios podían mantener relaciones sexuales con los seres humanos y lo deseaban, procede principalmente de las tradiciones judías, por ejemplo, la historia de las relaciones de Adán con Lilith (F2-F3-F4) y otras mujeres diabólicas...]






[... En la propia orgía se acusaba a las brujas de haber cometido todas y cada una de las perversiones imaginables, junto con las demás brujas y el Diablo, y el sábado culminaba en una locura animal de sensualidad, de tormento mezclado con placer, en la que los adoradores alcanzaban el éxtasis. La unión con el Diablo solía describirse como dolorosa; según muchas brujas era una agonía similar al parto. El miembro del diablo era escamoso, según Jeanette d'Abadie, y le provocaba un dolor extremo. El falo del Diablo era antinaturalmente largo y de tacto helado, como su semen. La explicación naturalmente aceptada en nuestros días es que se utilizaba un falo artificial. Pero la experiencia también se describía como intensamente placentera. Paulus Grillandus, un juez que presidió juicios en Roma en el siglo XVI, se encontró con que las brujas disfrutaban con el Diablo "con la mayor de las voluptuosidades". Una joven francesa declaró "No querría otra vida distinta a la que llevo; soy plenamente feliz así, siempre acariciada". En Escocia, en 1662, Isobel Gowdie declaró a sus acusadores que el Diablo era "tan pesado como un saco de malta, de fuerte naturaleza y frío como el hielo", pero también "más hábil con nosotras en ese sentido que ningún otro hombre".


La misma perversa mezcla de dolor y placer aparece en testimonios sobre flagelaciones realizadas el sábado. Solía golpearse a las brujas por no haber hecho suficiente mal o por haber incurrido en el desagrado del Diablo. Isobel Gowdie dijo que solían molestar al diablo y él las golpeaba con un látigo. "Nos golpeaba y azotaba por todas partes con cables y otros flagelos puntiagudos, como a espíritus desnudos, y nosotros seguíamos gritando ¡Piedad, piedad! ¡Merced, merced! ¡Señor nuestro! Pero él no mostraba piedad ni merced." Como comentó una de las autoridades, "Esto suena más a escaramuza de placer sadomasoquista que a ninguna otra cosa" ...]




Fuentes:


  1. Richard Cavendish. The black arts. Perigee. Penguin Group, 1967. Pág. 286 y siguientes. Hay una versión limitada del libro que está disponible online en la dirección: http://documents.scribd.com.s3.amazonaws.com/docs/6ju6kh5fy82dm1u8.pdf 
  2. Lilith's cave. Jewish tales of the supernatural. 1988. Copyright: Howard Schwartz. 
  3. La Reina de Saba: http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2014/11/la-reina-de-saba.html 
  4. Lilith, la demoniaca primera mujer que abandonó a Adán según la tradición judía:http://www.abc.es/cultura/20150914/abci-lilit-mujer-adan-tradicion-201509132022.html 
  5. The history of witchcraft and demonology. Montague Summers. London, 1926 
  6. Wicca, A Guide For The Solitary Practitioner. Cunningham, Scott 
  7. Luciferian Witchcraft. The Grimoire Of The Serpent. Ford, Michael W. 
  8. The Encyclopedia Of Witches, Witchcraft, And Wicca. Guiley, Rosemary Ellen
  9. ABC. 14 de marzo de 1993. Los niños que asistían a las misas negras en Suecia cuentan los horrores del ritual. Cortaban en trozos al bebé y luego se lo comían, dice uno de ellos: http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1993/03/14/103.html

24 comentarios:

  1. "Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer; él ha sido homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de mentira".

    Juan 8:44

    ResponderEliminar
  2. "En el sexto año, en el mes sexto, a los cinco días del mes, aconteció que estaba yo sentado en mi casa, y los ancianos de Judá estaban sentados delante de mí, y allí se posó sobre mí la mano de Jehová el Señor.

    Y miré, y he aquí una figura que parecía de hombre; desde sus lomos para abajo, fuego; y desde sus lomos para arriba parecía resplandor, el aspecto de bronce refulgente.

    Y aquella figura extendió la mano, y me tomó por las guedejas de mi cabeza; y el Espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y me llevó en visiones de Dios a Jerusalén, a la entrada de la puerta de adentro que mira hacia el norte, donde estaba la habitación de la imagen del celo, la que provoca a celos.

    Y he aquí, allí estaba la gloria del Dios de Israel, como la visión que yo había visto en el campo.

    Y me dijo: Hijo de hombre, alza ahora tus ojos hacia el lado del norte. Y alcé mis ojos hacia el norte, y he aquí al norte, junto a la puerta del altar, aquella imagen del celo en la entrada.

    Me dijo entonces: Hijo de hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí para alejarme de mi santuario? Pero vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.

    Y me llevó a la entrada del atrio, y miré, y he aquí en la pared un agujero.

    Y me dijo: Hijo de hombre, cava ahora en la pared. Y cavé en la pared, y he aquí una puerta.

    Me dijo luego: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí.

    Entré, pues, y miré; y he aquí toda forma de reptiles y bestias abominables, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared por todo alrededor.

    Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Safán en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y subía una nube espesa de incienso.

    Y me dijo: Hijo de hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas de imágenes? Porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha abandonado la tierra.

    Me dijo después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos.

    Y me llevó a la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al norte; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando a Tamuz.

    Luego me dijo: ¿No ves, hijo de hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que estas.

    Y me llevó al atrio de adentro de la casa de Jehová; y he aquí junto a la entrada del templo de Jehová, entre la entrada y el altar, como veinticinco varones, sus espaldas vueltas al templo de Jehová y sus rostros hacia el oriente, y adoraban al sol, postrándose hacia el oriente.

    Y me dijo: ¿No has visto, hijo de hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado de maldad la tierra, se volvieron a mí para irritarme; he aquí que aplican el ramo a sus narices.

    Pues también yo procederé con furor; no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia; y gritarán a mis oídos con gran voz, y no los oiré".

    Ezequiel 8

    ResponderEliminar
  3. Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.

    No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

    Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

    Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.

    Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios.

    Deuteronomio 18:9

    ResponderEliminar
  4. “Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: No os engañen vuestros profetas que están entre vosotros, ni vuestros adivinos, ni hagáis caso de los sueños que sueñan. Porque falsamente os profetizan en mi nombre. Yo no los envié, ha dicho Jehová”.

    Jeremías 29:8-9.


    “Y vosotros no prestéis oído a vuestros profetas, adivinos, soñadores, agoreros o encantadores, que os hablan diciendo: No serviréis al rey de Babilonia. Porque ellos os profetizan mentira, para haceros alejar de vuestra tierra y para que yo os arroje y perezcáis”.

    Jeremías 27:9-10.

    ResponderEliminar
  5. “Así ha dicho Jehová, el Señor: ¡Ay de aquellas que cosen vendas mágicas para todas las manos y hacen velos mágicos para la cabeza de toda edad, para cazar las almas! ¿Habéis de cazar las almas de mi pueblo para mantener así vuestra propia vida? ¿Y habéis de profanarme en medio de mi pueblo por unos puñados de cebada y unos pedazos de pan, matando a las personas que no deben morir y dando vida a las personas que no deben vivir, mintiendo a mi pueblo que escucha la mentira?”

    Ezequiel 13:18-19

    ResponderEliminar
  6. "Y sucedió que mientras íbamos al lugar de oración, nos salió al encuentro una muchacha esclava que tenía espíritu de adivinación, la cual daba grandes ganancias a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os proclaman el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando esto a Pablo, se volvió y dijo al espíritu: ¡Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella! Y salió en aquel mismo momento".

    Hechos 16:16-18

    ResponderEliminar
  7. “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

    Apocalipsis 21:8


    Los santos y los justos podrán entrar en el Reino de los Cielos pero... “los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y practica la mentira”.

    Apocalipsis 22:15

    ResponderEliminar
  8. “Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio,fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios".

    Gálatas 5:19-21

    ResponderEliminar
  9. "Y guardaos de los falsos profetas, que vienen á vosotros con vestidos de ovejas, mas de dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Cógense uvas de los espinos, ó higos de los abrojos? Así, todo buen árbol lleva buenos frutos; mas el árbol maleado lleva malos frutos. No puede el buen árbol llevar malos frutos, ni el árbol maleado llevar frutos buenos. Todo árbol que no lleva buen fruto, córtase y échase en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis".

    Mateo 7, 15-20

    ResponderEliminar
  10. "Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles;
    no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma".

    Deuteronomio 13, 1-3

    ResponderEliminar
  11. "Falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan".

    Jeremías 14, 14

    ResponderEliminar
  12. "Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?"

    Isaías 8, 19

    ResponderEliminar
  13. "Que nadie practique encantamientos o consulte a los astros; que no haya brujos ni hechiceros; que no se halle a nadie que se dedique a supersticiones o consulte los espíritus; que no se halle ningún adivino o quien pregunte a los muertos. Porque Yavé aborrece a los que se dedican a todo esto..."
    Deuteronomio 18, 10-12

    ResponderEliminar
  14. "Muchos de los que habían aceptado la fe venían a confesar y exponer todo lo que antes habían hecho. No pocos de los que habían practicado la magia hicieron un montón con sus libros y los quemaron delante de todos".

    Hechos 19, 19

    ResponderEliminar
  15. "No os volvaís a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios”.

    Levítico 19, 31

    ResponderEliminar
  16. "Comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti. He aquí serán como tamo; fuego los quemará, no salvarán sus vidas del poder de la llama, no quedará brasa para calentarse, ni lumbrera a la cual se sienten”

    Isaías 47, 12–13

    ResponderEliminar
  17. "Asimismo destruiré de tu mano las hechicerías, y no se hallarán en ti agoreros”

    Miqueas 5, 12

    ResponderEliminar
  18. Pues después de leer todas estas citas bíblicas creo que en un pueblo muy concreto al sur de la ciudad de Valencia tienen un serio problema con Jehová.

    ResponderEliminar
  19. Reportaje del 10/01/2016 en el Mundo sobre Aquelarres,Wiccas,brujería y Cernnunnos: http://www.elmundo.es/papel/historias/2016/01/10/568f8c82268e3edf488b45fd.html

    ResponderEliminar
  20. La razón nos libre de fanatismos del Dios o del Diablo, el mayor bien y el mayor mal de esta vida están en el corazón del hombre. Tan cierto como que cuando muramos lo único que nuestros restos harán será criar malvas.

    A veces (¿siempre?) la única salvación está en no esperar salvación alguna. Mientras, sigamos engañándonos a nosotros mismos con falsas promesas y creer en lo que no puede existir salvo en la imaginación. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre crian malvas. A veces, pueden cruzar mares y terminar en las costas de Irlanda. ;)

      Eliminar
    2. No quiero polemizar con usted, pero sospecho que si lo que afirma tan tajantemente fuera evidente, cientos de las mentes más brillantes de la humanidad no habrían sido creyentes, como de hecho lo han sido.

      Eliminar
  21. Es necesario ir un poco más allá y leer un poco más de fuentes más fiables, aunque se por experiencia que es dificil. El paganismo simplemente se refiere a religiones pre-cristianas (Jesús era judío, no cristiano, no lo olvidemos), y quizá haya que dar un repasito a ese dios judio tan "bondadoso". La iglesia católica ha conseguido que asociemos la palabra "pagano" con algo malo, cuando no lo es. De igual forma, ha asimilado muchas formas y costumbres paganas en sus propios rituales, aunque no lo reconozca jamás. Así mismo, las "brujas" no han existido hasta que han sido llamadas así por la iglesia cristiana y se ha promocionado una imagen maligna y demoniaca a sus reuniones, que no tenían este carácter (recordemos aquí lo racional, lógica y coherente que fue la Inquisición). Y además, ya sabemos el "cariño" y "respeto" de la iglesia católica hacía las mujeres.
    De la Wicca habría mucho que decir... aunque su origen proviene de la antigua religión celta y en general, de los cultos naturistas en los que la Diosa Madre (la Tierra) es un elemento central; aunque es lógico pensar que nuestros antepasados rindieran culto a la Naturaleza, a las estaciones, (incluso al Sol), etc., ya que las principales actividades que generaban riqueza eran la agricultura y la ganadería. Es más, para mi es más lógico que rendir culto a un dios que se convierte en ser humano. Luego, claro está, cada Wicca y cada cual hará e interpretará las cosas a su manera, y de esos barros estos lodos. Pero me parece muy reduccionista el señalar la estatua de las niñas como representación de las edades de la Diosa... creo que puede haber otras interpretaciones igual o más válidas.
    Lo cierto es, que la primera vez que vi la estatua, y hasta el día de hoy, no me gustó y me generó una sensación muy incómoda que, todavía hoy, estoy intentando entender.
    Gracias por este blog, Nozick.

    ResponderEliminar
  22. Reconozco que la hipótesis de que en un viejo y solitario matadero municipal de un pequeño pueblo pudiera celebrarse un aquelarre durante la tarde-noche de un viernes 13 de finales del siglo pasado, resulta mucho más verosímil que creerse el mito de Coolor.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.