jueves, 2 de febrero de 2017

Boy's town.




Edward Joseph Flanagan nació en Roscommon, Irlanda, el 13 de julio de 1886. En 1904 emigró a Estados Unidos y se ordenó como sacerdote católico en 1912. Preocupado por los jóvenes inadaptados, fundó una residencia para huérfanos en Omaha a la que llamó “Boy’s Town” (Ciudad de los muchachos) en la que implantó un régimen de autogobierno, con autoridades elegidas por ellos mismos, que fue reconocido por el gobierno norteamericano en 1935.

En 1937, el guionista de la MGM Dore Schary -presidente de la ADL de la B’nai B’rith-, visitó el orfanato y ofreció al padre Flanagan la cantidad de 5.000 dólares a cambio de los derechos para filmar una película contando su historia. Flanagan no aceptó, pero cambió de opinión tras leer un borrador del guión y de que le ofrecieran añadir a la “generosa oferta” unos uniformes para el equipo de baloncesto de los jóvenes.

Nuestro viejo conocido Spencer Tracy, además de ser un mujeriego incorregible, tenía problemas con el alcohol -su hijo John era sordomudo- y solía alquilar una habitación en un hotel cualquiera, armado con dos o tres cajas de whisky. Después se metía en la bañera y empezaba a beber, hasta que perdía el sentido. Cuando volvía en sí, seguía bebiendo hasta volver a desmayarse. Y así una y otra vez, durante varios días, hasta que se le acababa el alcohol. La Fox soportó este comportamiento durante cinco años, hasta que en 1935 se les acabó la paciencia. Fue convocado a la oficina central y le dieron un ultimátum: o dejaba de beber o no le renovarían el contrato. Tracy escuchó con atención. Después salió a la calle, se emborrachó y volvió a la oficina, que destruyó por completo. Al día siguiente fue despedido, pero la MGM lo contrató de inmediato.

Y fue a Tracy a quien se ofreció el papel principal de la película, para que encarnara al propio padre Flanagan. Tracy dejó de beber, al menos por una temporada, y finalmente firmó el contrato. No obstante, la MGM había creado la "Brigada Tracy", formada por cuatro matones cuya misión era seguir a Tracy a todas partes, sacarlo de las licorerías, confiscarle el alcohol e indemnizar a los propietarios de los hoteles en los que hubiera causado algún destrozo o problema de cualquier tipo. 

Como director se contrató a Norman Taurog, que había dirigido otras películas con temática infantil, como “Las aventuras de Tom Sawyer” y “Skippy”. La pesadilla del padre Flanagan, el adolescente confilictivo Whitey Marsh, fue interpretado por el maravilloso Mickey Rooney.

La película, titulada “Boy’s town” (Forja de hombres), se filmó en la misma ciudad infantil, y los niños actuaron como extras.




Spencer Tracy se pasó una semana siguiendo al padre Flanagan a todas partes para prepararse para el papel. El rodaje atrajo a tal multitud de curiosos que el pobre Flanagan acabó gastando en reparaciones la mayor parte de lo que había obtenido en calidad de derechos de filmación.



Louis B. Mayer


Lo peor es que después de finalizada la película, Louis B. Mayer (Lazar Meir, director de la MGM) decidió no exhibirla, porque no le gustaba el trasfondo de crimen y miseria, tan diferente del supuesto glamour que atesoraban sus demás producciones. Afortunadamente para el cine, Tracy y Rooney consiguieron hacerle cambiar de opinion, argumentando que era “Una canción de libertad y rehabilitación” y que la nación necesitaba algo así, aunque Mayer decía “Será un fracaso. No hay sexo ni canciones.” Con el tiempo llegó a ser su película preferida.




"Boys Town" ganó dos Oscars: al mejor guión original (Dore Schary) y al mejor actor (Spencer Tracy). Por su parte, Mickey Rooney recibio el Oscar al mejor actor joven. La película recaudó unos cuatro millones de dólares de la época. Una auténtica estafa al padre Flanagan. Además, el éxito de la película casi supuso el fin de su ciudad, ya que las donaciones descendieron vertiginosamente porque todo el mundo dio por supuesto que Flanagan se había hecho rico con el porcentaje de taquilla. Spencer Tracy tuvo que ir al rescate y declarar en varias ocasiones que no existía tal porcentaje y que la supervivencia de la ciudad dependía de las donaciones del público.

La MGM, por su parte, compensó al padre Flanagan con 250.000 dólares más.





El argumento de la película es el siguiente: un asesino decide confesarse el mismo día de su ejecución. Elige a un viejo amigo, el Padre Flanagan, que dirige un hogar para indigentes en Omaha, Nebraska. Uno de los funcionarios dice que el convicto quiere reconocer su deuda con el Estado. El convicto monta en cólera y se queja de ser huérfano, de que nunca le pasó su deuda al Estado por las veces que durmió en la calle cuando era niño, hambriento y abandonado, rodeado de ladrones, hampones y borrachos, y que cuando se ocuparon de él fue para internarlo en un reformatorio. Que si hubiera tenido un sólo amigo cuando era niño, a los doce años, no estaría en el corredor de la muerte. El padre Flanagan (Spencer Tracy) lo consuela, mientras el preso le dice que se arrepiente de sus errores.

Al volver de la prisión, sentado en el tren, Flanagan no dejar de pensar en las frases del condenado. Doce años... un amigo... muerto de hambre... los chicos de la calle... reformatorio...




Es entonces cuando decide fundar un albergue para los chicos de la calle. "No existen los chicos malos".

Los chicos tienen su propio gobierno, sus propias leyes y su propio sistema penal. Uno de ellos, Whitey Marsh (Mickey Rooney), es especialmente conflictivo. El resto de la película es, principalmente, la lucha de Flanagan por integrar a Marsh en la ciudad para reintegrarlo a la sociedad.




¿Por qué incluir esta película en el blog? Porque, desgraciadamente, Boy's town se vería implicada en uno de los mayores escándalos conocidos de la historia de los EE.UU.

Pero ese será el tema de un próximo artículo.




2 comentarios:

  1. voy a recomendaros esta..

    Título original
    Captives (The Captive)
    Año
    2014
    Duración
    108 min.
    País
    Canadá Canadá
    Director
    Atom Egoyan
    Guion
    Atom Egoyan, David Fraser
    Música
    Mychael Danna
    Fotografía
    Paul Sarossy
    Reparto
    Ryan Reynolds, Scott Speedman, Mireille Enos, Rosario Dawson, Bruce Greenwood, Kevin Durand, Alexia Fast, Peyton Kennedy, Brendan Gall, Aaron Poole, Jason Blicker
    Productora
    E1 Entertainment / Ego Film Arts / The Film Farm
    Género
    Thriller. Intriga | Crimen. Secuestros / Desapariciones
    Sinopsis
    Ocho años después de la desaparición de la joven Cassandra, algunos indicios perturbadores parecen indicar que aún está viva. La policía y sus padres intentarán esclarecer el misterio de su desaparición.

    ResponderEliminar
  2. en España se llamó CAUTIVOS...Habla del poder y metodos de redes pederastas,de las familias,la policia..no profundiza,pero es bastante buena,Atom Egoyan tiene tambien El viaje de Felicia,una metafora de caperucita y el lobo,muestra como detras del hombre menos pensado,se esconde un asesino,un depredador,muy interesante y tristemente a la orden del dia.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.