viernes, 13 de mayo de 2016

Stanislav Krasovskii.




Dauhinava o Dolginovo es una pequeña villa situada unos ochenta kilómetros al norte de Minsk, la capital de Bielorrusia, aunque en tiempos perteneció a Polonia. En la época de los hechos, unas dos terceras partes de su población eran de origen judío. El censo de 1847 establece que había 1.194, mientras que el de 1897 constata la existencia de 2.559, sobre un total de 3.551 residentes.

Según Darius Staliunas, el 22 de mayo de 1886 desapareció Stanislav Krasovskii. Su cuerpo sin vida apareció el 26 de mayo. La autopsia determinó que el niño había muerto estrangulado y no se habían encontrado signos de violencia en su cuerpo, aunque había rumores que se difundieron entre el vecindario, según los cuales el niño había sido apuñalado y le habían abierto las venas.

La prensa relataba los hechos de la siguiente manera:

"... El examen externo de la víctima reveló que todo el cuerpo estaba cubierto de heridas infligidas con arma blanca; se habían introducido clavos bajo las uñas; se habían abierto las venas por debajo de las rodillas; había cortes en el cuello y en la parte posterior de la cabeza; y los ojos, que tenían una expresión de terror, se salían de las órbitas. El cadáver parecía reciente, había sido lavado y vestido con sus propias ropas que, según muchos testigos, no tenían manchas de sangre. La autopsia determinó que la muerte se debía a pérdida de sangre, de la que se encontraron unos 7 ml en la cabeza; el estómago había sido vaciado a conciencia, observándose trazas de aceite de ricino..."

Los rumores y la prensa apuntaban a la posibilidad de un crimen ritual. Krasovskii se transformó en un santo a ojos del pueblo. Fue enterrado a cargo del erario público y los nuevos fieles se llevaron muestras de la tierra de la tumba del mártir, que consideraban santo.

Tras la aparición del cuerpo, hubo pequeños conflictos entre cristianos y judíos. El 12 de junio, durante la feria del pueblo, las diferencias fueron a más y derivaron en un pogrom, que pareció un hecho espontáneo, es decir, no planeado con anterioridad. Duró tres o cuatro horas y comenzó sobre las cinco de la tarde, después de un pequeño incidente entre un comerciante judío y un cristiano, a consecuencia de lo cual los judíos golpearon a varios cristianos. No había razón para que el conflicto fuera preparado con anterioridad, a una hora en que varios de los campesinos comenzaban a abandonar la villa.

Sin duda, uno de los factores principales que contribuyeron a que se desatara el brote de violencia fue el deseo de los cristianos de "vengarse" para hacer justicia por el supuesto crimen ritual. Se oyeron gritos entre la muchedumbre, que fueron reproducidos en la prensa: "Los judíos nos apalean y beben nuestra sangre -¡a por ellos!"

En cambio, según Barry Rubin, la desaparición habría tenido lugar el día 8 de mayo, precisamente el día de San Stanislav, patrono de la Iglesia Ortodoxa Rusa de Dolhinov. El cadáver del niño habría aparecido cinco días después, a muchas millas de distancia, en medio del bosque y cubierto con ramas.

El funeral se celebró en Budslav, con gran presencia policial para evitar disturbios. En Dolhinov, los campesinos susurraban que un tal Leiba Katsovich, que era del pueblo de Matyki, se había encontrado al pequeño Stanislav mientras vagaba entre la muchedumbre y le había prometido llevarle con sus padres. Pero en lugar de hacerlo así, al parecer se lo entregó a un tal Rubin.

El jueves de Pascua, 12 de junio, muchos bielorrusos llegaron a la villa, bien cargados de vodka. La policía, avisada de que el alboroto era inminente, se presentó en el lugar pero no hizo nada. Dirigida por gente de los pueblos de Pogost y Bitavsky, la muchedumbre buscó a Rubin y le dio muerte. Armados con palos, piedras y tijeras de esquilar, atravesaron la plaza y atacaron las tiendas del sastre, el peluquero y otros comerciantes. Rompieron los cristales y saquearon las tiendas y la sinagoga. Cuatro judíos fueron embadurnados con alquitrán. Según la fuente, unos dicen que no murió nadie, y otros que hubo varias muertes.





Este caso saldría a la luz con ocasión del asesinato de Andrei Yushchinsky. Adel Ravich, una mujer que tenía una tienda de comestibles en la calle Verkhne-Yurkovskaya, en la que vivía el acusado Beilis, declaró lo siguiente:

"El día que apareció el cuerpo de Andrei Yushchinsky, mi hermana y yo, sobre las once de la noche, partimos hacia Minsk. Me había enterado de la aparición del cuerpo sobre las cinco de la tarde. Mientras dejábamos Kiev, estaba segura de que el crimen había sido cometido por los judíos y así se lo dije a mi hermana en el tren. También le dije que unos veinte años atrás, en la villa de Dolginovo, distrito de Vilna, en donde yo vivía por aquella época, el hijo de uno de los aldeanos, Krasovsky, fue raptado por los judíos y el cuerpo del niño, lleno de punzadas, fue encontrado más tarde en el bosque. Tras este incidente se desató un pogrom en Dolginovo. Puede parecerle extraño escuchar que los judíos puedan matar un niño para extraer su sangre, pero yo estoy convencida de ello. Ese crimen de Dolginovo también tuvo lugar poco antes de la Pascua."

Pero, mientras la investigación sobre el asesinato de Andrei todavía estaba en curso, Adel Ravich y su marido emigraron a los Estados Unidos, que no es poco emigrar, desde Ucrania. El motivo, que es desconocido, lo dejo a la imaginación de los lectores.




Fuentes:


  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Da%C5%ADhinava
  2. Darius Staliunas. Enemies for a day: antisemitism and anti-Jewish violence in Lithuania under the Tsars. Central European University Press, April 20, 2015. 296 pages.
  3. Barry Rubin: http://rubinreports.blogspot.com.es/2011/01/lets-talk-about-blood-libels-and-those.html
  4. G. G. Zamyslovsky. The murder of Andrei Yushchinsky.
  5. Patricia Jo Heil: http://pajheil.blogspot.com.es/p/mendel-beilis.html
  6. http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2013/06/andrei-youshchinsky.html

6 comentarios:

  1. Supongo que estos de Dilginivo eran judios rezagados que aún no habían llegado al distrito londinense de White Chapel. Dos años después de la muerte del pequeño Stanislav iban a suceder cosas horribles en la capital inglesa, en unos barrios casualmente poblados por inmigrantes judios procedentes de los progromos. Ni que decir tiene que seguramente se trate de una casualidad.

    ResponderEliminar
  2. "También le dije que unos veinte años atrás, en la villa de Dolginovo, distrito de Vilna, en donde yo vivía por aquella época, el hijo de uno de los aldeanos, Krasovsky, fue raptado por los judíos y el cuerpo del niño, lleno de punzadas, fue encontrado más tarde en el bosque."

    En Vilna, casi un siglo antes:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Ga%C3%B3n_de_Vilna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La denuncia de la secta Hassidim por parte de Elijah Gaon de Vilna es una de los indicios más claros de que algo muy oscuro sucedía con esta secta. Su líder era Zalman Schneersohn. Se ordenó a los judíos ortodoxos que excluyeran a los Hassidim de la sociedad, se les tratara como a gentiles, se evitara todo contacto y matrimonio con ellos y no se enterrara a sus muertos. Es un tema que tarde o temprano se tocará en el blog, junto con la obra de Ariel Toaff. Para el tema de los Hassidim, es conveniente consultar la obra de S.M. Dubnov "General History of the Jews", Vol. 3).

      Eliminar
    2. Aguardaremos esos posts. Gracias, Nozick!
      Un abrazo. :)

      Eliminar
    3. Curioso. En ese caso estos hassidim serían el fruto del resurgimiento, en Europa oriental, de los primigenios hassidim, que datan del siglo II a. de C. Y que estuvieron en la génesis de los fariseos. Que a la postre fueron los principales responsables del asesinato de Jesús. Menudo historial

      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.