miércoles, 3 de agosto de 2016

Alcàsser. Breve historia de un matadero.




Don Pasqual Mercader i Roca, Grande de España, marqués de Malferit, conde de Buñol y barón de Gestalcamp, se había casado en primeras nupcias con Doña Dolors de Alcedo, hermana del carlista Isidro de Alcedo, barón de Ribesalbes y presidente de las Generalidades del Reino de Valencia durante la III Guerra Carlista, con la que no tuvo descendencia. Después de morir su primera esposa, se casó en 1862 con Doña Dolors Tudela y Gallinàs, natural de Benigánim, con la que tuvo dos hijos, primero Doña Julia Mercader i Tudela y después Don Antoni Mercader i Tudela. Finalmente, en 1867 murió Don Pasqual Mercader i Roca, dejando los dos hijos citados, que entonces eran menores, por lo que fueron puestos bajo la tutela y administración general de bienes de su madre Doña Dolors Tudela i Gallinàs. Doña Julia Mercader i Tudela sería la futura condesa de Buñol y esposa del Marqués de Villagràcia; y Don Antoni Mercader i Tudela, sucesor en el título de Marqués de Malferit, sería el que posteriormente conseguiría rehabilitar los marquesados de Mercader y de la Vega de Valencia, los cuales usó entre otros títulos que le correspondían.



Pasqual Mercader i Roca


La citada marquesa viuda de Malferit sería la que, despreocupándose también de reclamar la sucesión en el título de barón del pueblo, se ocuparía durante muchos años de la administración de los bienes que sus hijos poseían todavía en Alcàsser. Esta señora iba a ser la que formalizaría la venta de la antigua carnicería señorial situada en la actual replaceta de Dins, antes conocida como plaza de la Carnicería, que en 1883 estaba todavía en funcionamiento arrendada a un carnicero del pueblo, a pesar de haber perdido ya desde 1868 la función de matadero o matador público, por haberse construido el antiguo "matadero municipal", 1 situado en el Camino del Barranco o de la Montaña.


1 El Matadero Municipal, que originariamente se edificó en 1868 en el camino del Barranco, permaneció abierto hasta 1927, cuando por resultar insuficiente y por las molestias que producía, dada su proximidad al casco urbano del pueblo, se decidió edificar el nuevo Matadero Público Municipal, situado junto al barranco, posiblemente en un lugar cercano a la antigua vieja Paridera vieja llamada "del Alcalde" en el siglo XVIII. La nueva obra estaba enmarcada en un proyecto de planificación de obras públicas municipales para reactivar la economía local que incluía también la construcción de un nuevo Mercado municipal.


El edificio pertenecía aún a los hijos y herederos del difunto Marqués de Malferit, Don Antoni Mercader i Tudela y Doña Julia Mercader i Tudela, recientemente casada con Don José María Santonja i Almela, Marqués de Villagracia; y por otra parte al menor Don Miguel Caro i Baciero, en calidad de herederos del difunto Don Joaquim Mercader i Roca. Entonces estaba formado por una planta baja destinada a la venta de carne y un pequeño cobertizo perteneciente al piso alto, que se encontraba en evidente estado ruinoso. Dicho establecimiento fue valorado por los peritos en unas 365 pesetas, y fue puesto en subasta pública por el juez de primera instancia del distrito de Serrans de Valencia el día 8 de octubre de 1883. A la subasta acudieron como postores, Pere Valero i Lahuerta, farmacéutico de Valencia, Pascual Aviñón Hernández, vecino de Alcàsser, y el sastre de Valencia Fernando Gil i Cervera, que fue el que más ofertó, reuniendo la cantidad de 1.250 pesetas, motivo por el cual el juez le adjudicó el edificio. Pero parece que el comprador no era sino un subastero profesional, que decidió inmediatamente transferir el inmueble al carnicero de Alcásser Ferrán Romaguera i Gil, según la correspondiente escritura de compraventa otorgada el siguiente día 13 de octubre ante el notario de Valencia Don Francisco Pastor i Alcina por la marquesa viuda de Malferit Doña Dolors Tudela i Gallinàs, como curadora de los bienes de su hijo menor Antoni Mercader i Tudela; por Josep Maria Santonja i Almela, como marido y administrador de los bienes de Doña Julia Mercader i Tudela, condesa de Buñol; y por Miguel Caro i Baciero. 2


2 Miguel Caro i Baciero, Caro i Fernández de Córdova nació el 6 de diciembre de 1841 y falleció el 7 de marzo de 1929. Fue Maestrante de Valencia, su Cuadrillero Mayor y luego Fiscal, teniendo por padres a Don José Caro i Caro, Fontes y Ortiz, perteneciente por sus padres a la casa de los Grandes de España, Marqueses de la Romana, y a Doña María Baciero i Fernánez de Córdova, Bryas i Ferrer. El marquesado de la Romana se refiere al municipio de La Romana, sito en la provincia de Alicante.



Pasqual Mercader i Roca y Dolors Tudela i Gallinàs.


El edificio siguió albergando durante mucho tiempo una carnicería, hasta que uno de los descendientes del citado carnicero, al no obtener por herencia la propiedad del inmueble, traslada el establecimiento a la contigua calle de Cardenal Cisneros, en donde aún permanece abierto (Carnicería de Vicentet). 3 La casa de la antigua carnicería señorial pasó a otros descendientes del citado Ferrán Romaguera i Gil, que, sin ocuparse del citado oficio, la derriba y reconstruye posteriormente, manteniendo hasta la actualidad el edificio bajo su propiedad.


3 Vicent Romaguera.





Fuentes:


  1. Febrer Romaguera, Manuel V. Alcàsser, la seua història.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Marquesado_de_Malferit
  3. Rafael Nieto y Cortadellas. Genealogías habaneras, Volumen 4.
  4. https://es.wikipedia.org/wiki/Marquesado_de_la_Romana
  5. https://es.wikipedia.org/wiki/La_Romana_(Alicante)

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay los mercaderes del templo y los de la carniceria... :)

Pasqual Mercader i Roca marcándose una "mano oculta" en la fotografía con su esposa.

galaxis dijo...

Simbolo muy Mason

Anónimo dijo...

Pero el post es sobre la antígua carnicería señorial de Alcàsser no sobre el matadero edificado en 1927?

Anónimo dijo...

Qué raro que gran parte de los caminos que se abren en este caso desemboquen o tengan su origen en condes, marqueses/as, o gente de la alta sociedad... Desde luego, cuantas casualidades... Parece mentira.

Anónimo dijo...

Creo entender que es sobre la genealogía del actual Matadero Municipal. Matadero que ha ganado no hace mucho una subvención de 50.000 euros que costearían su rehabilitación (ignoro si esa cifra es sólo para la fase III o engloba el valor total de las reformas) para luego ser usado como aula de la naturaleza. Vamos, vendría a ser el "abuelo" del actual edificio emblemático.
Es curiosa la depredación que ha sufrido en pocas décadas. De ser un espacio muy cuidado ha pasado al total abandono y deterioro según se puede comprobar comparando fotos actuales con las de los años '60, época en la que se lo ve esplendoroso e inmaculado, con una limpieza e iluminación cenital que envidiaría cualquier templo que se precie.

Anónimo dijo...

El señor del segundo velo.

Anónimo dijo...

http://www.viajesconmitia.com/2012/10/24/la-mano-oculta-de-jahbulon/

Anónimo dijo...

Indagando, hay muchas historias interesantes por esos caminos.

Mite i realitat col dels voltant xiquets expòsits: L'Àvia Paula de Benigànim
https://pt.scribd.com/doc/81475657/Almaig-2011

Anónimo dijo...

Miguel Caro i Baciero...

Los abuelos de la autora de "La Ilustre Degeneración" son Joaquín Álvarez de Toledo y Caro, XIX duque de Medina Sidonia, y Rosalía Caro y Caro, hija del conde de Caltavuturo y nieta del IV marqués de la Romana.

"Por eso pueden llegar a decir que es hasta de otro color"

https://www.youtube.com/watch?v=u9d-7mW4PiU

1:36.15

galaxis dijo...

El Verde esta escondido por la linea genealógica de algun@s

Anónimo dijo...

http://es.nameyourroots.com/names/report?name1=Karo

Anónimo dijo...

La carne de esa carnicería y de ese matadero ¿era apropiada para ser consumidas (desangrada) o era carne normal?

Anónimo dijo...

Un Valero que se cruza con la historia de este matadero. Qué curioso.

Estefania Lechevalier dijo...

Hola nozick!!
Te sigo desde hace tiempo y sé que esto no tiene nada que ver con el artículo que has publicado. Acabo de acordarme de otro caso bastante sospechoso y que a día de hoy aún no se ha resuelto. Creo que nunca has hablado de este caso por las publicaciones que he visto. Me refiero a la chica Sheila Barrero...
Un saludo y sigue así!

SLG

N. Nozick dijo...

Hola, Estefanía. Tienes razón, es uno de los casos que tengo pendientes y que puede que alguna vez aborde.

Saludos cordiales y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

REVISTA CAMBIO 16 Nº 905. TODAS LAS VICTIMAS DE LUIS SOLANA

http://www.todocoleccion.net/coleccionismo-revista-cambio-16/revista-cambio-16-n-905-todas-victimas-luis-solana~x35774603

Anónimo dijo...

Resulta que desde la Edad Media en adelante la tierra se repartía así, los condes duques o marqueses antiguamente eran gente poderosa con tierras, y eran dueños de pueblos enteros. Por ejemplo, duque de Feria, era antiguamente el dueño del ducado de Feria que incluía al pueblo de feria. Como esto era hereditario, las posesiones iban pasando de padres a hijos con las fortunas incluidas. Parece que este caso está relacionado con gente de títulos pero es que la historia general de España también lo está, y no me refiero a la mala historia si no a la buena. Me da mucha rabia que paguen justos por pecadores

Agustín Emilio dijo...

Sheila Barreiro, que gran injusticia con esa chica y esa familia. Ojalá se pueda saber la verdad y llevar, a quien haya asesinado a la joven, a la cárcel.

Anónimo dijo...

Y no menos curiose es que otro viva enfrente mismo de San Martín 8. Bonitas vistas desde su terraza...

Anónimo dijo...

Curiosamente, tres de los capitulos que preceden a los dedicados a cada una de las niñas en el libro de Fernando Martínez Láinez sobre el caso Alcásser, "Sin Piedad" (1993)...

Matadero I. Pág.131
Matadero II. Pag.149
Matadero III. Pág.165

Otros comentaron en su día... ''Ellas no van a Coolor, ellas van al matadero, y van al matadero, entre comillas, porque una de ellas las lleva al matadero...''.
''Desgraciadamente es una de esas macabras casualidades que en Alcácer exista un matadero y que ese matadero formara parte del recorrido que las niñas realizaron aquella tarde...''.

El misterio que envuelve a ese viejo matadero municipal resulta todavía más inquietante, si cabe, cuando se comprueba que Fernando Martínez Láinez titula con el nombre de Walpurgis a otro de los capítulos de su libro, aunque el contenido no tenga mucho que ver. La noche de Walpurgis, viernes, sabbats, aquelarres... en un pueblo al que algunos describen como peculiar y oscuro, negro, distinto, extraño, donde proliferan los videntes y los temas esotéricos interesan de una forma muy especial a unos vecinos que siguen guardando un férreo silencio sobre lo que pasó aquel día, a pesar que como algunos aseguran, ''en Alcásser mucha gente sabe muchas cosas''.